Supervisión Breve Estratégica. Para qué.

 

¿Qué asuntos vemos en supervisión?

 

Tacto Estratégico Supervisión Breve Estratégica

Normalmente obstáculos, problemas. En momentos profesionales críticos.

Por ejemplo, desde dificultades a la hora de tomar decisiones sobre intervenciones concretas; o para movilizar a las personas que ayudas o coordinas; sentimiento de soledad en la tarea; saturación emocional; empatía ‘excesiva’; desmotivación; discrepancias para establecer planes de intervención consensuados; ambigüedad en las funciones entre diferentes profesionales; conflictos de relación con compañeras y coordinadores, ausencia de reconocimiento… Hasta situaciones de acoso, estrés cronificado o síndrome del ‘quemado’ (Burnout).

Otra posibilidad es utilizarla para hacer una revisión de las tareas e intervenciones que llevas a cabo; de las relaciones y condiciones en el trabajo… Lo más habitual es una vez al mes. Ayuda a prevenir; a no ‘perder el Norte’; a no ‘acumular’ y rebajar ansiedades. Y tener a mano un supervisor de cabecera, por si las crisis.

Te dejo un conjunto de aspectos que abordo. Quizá te reconozcas en ellas. No hay nada como informar… para crear necesidades. Es broma. Me impaciento si continúo presente cuando no soy útil. Por algo he trabajado durante veintidós años, en Psicoterapia Breve… (Estratégica, claro).

Utilidades.

Favorecer pautas de autocuidado.

Prevención y afrontamiento del ‘queme’ profesional, el acoso moral (‘mobbing’).

Detectar y abordar situaciones temidas en la intervención y en el puesto de trabajo.

Mejorar las habilidades profesionales y reforzar los aspectos más sólidos y adaptados.

Repensar claves en la práctica profesional.

Ofrecer apoyo, suscitar reflexión y orientar en la toma de decisiones relativas a la vida profesional.

Rebajar tensiones, clarificar y buscar modos ajustados de abordar situaciones de conflicto profesional, relacionados con la tarea, el equipo o las figuras de autoridad.

Revisar ‘casos’ concretos desde distintas miradas y facilitar opciones de solución de las problemáticas que se presentan y orientar en la toma de decisiones.

Revisar los procesos de intervención con el fin de observar pautas de actuación repetitivas (‘rutinas’) que dan lugar a ‘éxitos’, a ‘bloqueos’ y ‘fracasos’.

Concretar las particularidades del proceso y las personas implicadas que favorecen o dificultan la tarea.

Apoyo para establecer y mantener esas ‘rutinas’ de cuidado y de intervención, que siempre has pensado que te vendrían bien…

Ayudar a la gestión de las emociones y sentimientos negativos: ansiedad-miedo, tristeza, impotencia, desmotivación…

 

Documento en pdf

 

Espero serte útil.

Tacto Estratégico. Contacto.